Degeneración Macular y “células madre”

A propósito del articulo publicado en la revista New England Journal of Medicine del 15 de marzo pasado , en el que se informa de que tres mujeres han quedado ciegas , tras recibir inyecciones de células madre en ambos ojos , en un centro de Florida(E.E.U.U.) ; nos hacemos eco de la nota publicada en la pagina web de la Asociación Macula-Retina , que dice :

“Los daños ocasionados por el tratamiento contrastan con la evolución favorable de una cuarta mujer, en este caso japonesa, que fue tratada de la misma enfermedad de la retina pero con un tipo distinto de células madre. Dos años después de la intervención, liderada por el premio Nobel Shinya Yamanaka y su colega Masayo Takahashi, no ha sufrido ningún efecto secundario significativo y su visión ha dejado de empeorar.

La publicación de ambas experiencias hoy en la revista The New England Journal of Medicine ilustra las diferencias de criterios que conviven en el campo emergente de las células madre. Mientras unos centros médicos como el de Miami buscan el beneficio económico y venden tratamientos que no han demostrado ser seguros ni eficaces, otros como el de Japón priorizan la seguridad de los pacientes y el progreso científico

En el caso de las tres mujeres tratadas en la clínica de Florida, de 72, 78 y 88 años, estaban diagnosticadas de degeneración macular y tenían la esperanza de frenar la progresión de la enfermedad. La degeneración macular está causada por un deterioro de la mácula, una parte de la retina esencial para distinguir detalles, y se caracteriza por una pérdida progresiva de la capacidad de ver imágenes con nitidez.

La clínica había anunciado un ensayo clínico para tratar la degeneración macular con células madre. El motivo para aplicar la terapia en el marco de un ensayo clínico es que era experimental. Curiosamente, cada una de las pacientes debió abonar 5.000 dólares por el tratamiento, lo cual es insólito en un ensayo clínico. Aun más curiosamente, el tratamiento se aplicó simultáneamente en ambos ojos.

La terapia se basó en un tipo de células madre llamadas mesenquimales que les extrajeron de grasa del abdomen, procesaron en el laboratorio y les inyectaron en el interior de los ojos.

stem-cell-163711_1280

Entre dos y tres días después de la intervención, las tres afectadas se presentaron en servicios de urgencias de oftalmología. El caso más dramático es el de la mujer de 72 años, que tenía una visión razonablemente buena antes del tratamiento, con un 66% de agudeza visual en el ojo izquierdo y un 33% en el derecho.

Cuando se presentó en urgencias, tenía una presión anormalmente alta en el interior de los ojos, los cristalinos desplazados por esta presión, hemorragias en ambos ojos y daños en las retinas. Un año después, está completamente ciega, sin ninguna sensibilidad a la luz en ninguno de los dos ojos.

La paciente de 88 años sólo puede percibir luces y sombras. La de 78 años está algo mejor, con un 10% de agudeza visual en un ojo. Aun así, está legalmente ciega.

Estos casos “son un testimonio de lo que puede ocurrir cuando las salvaguardias habituales de la medicina no se ponen en práctica”, declara Thomas Albini, uno de los oftalmólogos de la Universidad de Miami que ha denunciado la mala praxis en The New England Journal of Medicine. “Estas pacientes fueron tratadas en una clínica pirata, sin experiencia en tratamiento de enfermedades del ojo, que ofrecía terapias sin eficacia probada y con riesgos que no se comprenden bien”. Albini advierte que “múltiples clínicas están ofreciendo este tipo de terapia”.

Los abusos de la clínica pirata de Florida contrastan con la cautela con que ha actuado el equipo del premio Nobel Yamanaka y su colega Takahashi en el Centro de Biología del Desarrollo Riken de Kobe y en la Universidad de Kioto (Japón). Han atendido a dos mujeres de 69 y 77 años, también afectadas de degeneración macular, en el marco de un ensayo clínico. El objetivo del ensayo era evaluar la seguridad de un trasplante de células, pero no su eficacia. Han preparado cuidadosamente el tejido para el trasplante a partir de células de la piel. Las han procesado en laboratorio para obtener un tipo de células madre llamadas iPS y las han reconvertido en células especializadas de la retina. El objetivo era elaborar una fina capa de células para implantarla directamente en la retina.

En las células iPS de la paciente más joven, los investigadores detectaron una alteración genética y decidieron no realizar el trasplante. La otra paciente recibió el trasplante en septiembre del año 2014, según los resultados que se presentan hoy. Veinticinco meses después, la capa de células trasplantadas permanecía intacta y no se había observado ninguna reacción de rechazo inmunitario ni ningún otro efecto secundario significativo. El hecho de que la visión de la paciente haya dejado de empeorar invita a pensar que el trasplante, además de seguro, es eficaz, aunque harán falta datos de más pacientes para comprobarlo.

IMPORTANTE

La información que publicamos en nuestro blog es divulgativa y orientativa. No sustituye en ningún caso la atención médica directa ni es suficiente para realizar un diagnóstico o determinar un tratamiento. La información se publica de manera totalmente orientativa y nunca implica recomendaciones concretas sobre técnicas, fármacos ni otros aspectos concretos. Cada caso particular precisa exámenes específicos a cargo de profesionales especializados. El uso que cada lector haga de esta información queda bajo su exclusiva responsabilidad.

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc… que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *