chica llevando gafas de sol

Gafas de sol: por qué usarlas y cómo elegirlas

Para muchos son un simple complemento de moda, pero lo cierto es que las gafas de sol son una protección imprescindible para mantener la salud de tus ojos, como ya te contamos en un artículo sobre este tema. El sol, tan beneficioso en su justa medida, emite radiaciones que son nocivas para los ojos y responsables de diversas lesiones oculares: conjuntivitis, fotoqueratitis, aceleración de las cataratas, daños en la retina e incluso quemaduras en los párpados son los principales efectos negativos que una exposición excesiva al sol puede acarrearnos. La radiación ultravioleta (UV) del sol es tan peligrosa como imperceptible, por lo que es fundamental conocer sus efectos y elegir las gafas más adecuadas para evitar daños en nuestra visión.

Quién debe protegerse

Las lesiones oculares producidas por la radiación solar pueden aparecer en cualquier persona, independientemente de su edad o estilo de vida. Sin embargo, hay grupos de riesgo que deben extremar la precaución:

  • Las personas con mucha actividad en el exterior, ya sea por su trabajo o por la práctica habitual de deportes.
  • Pacientes intervenidos de cataratas o que hayan pasado por una operación de cirugía refractiva con láser, pues son más propensas a sufrir deslumbramientos o reflejos.
  • Las personas alérgicas o con enfermedades oculares previas, como cataratas o degeneración macular.
  • Los niños, que al no tener totalmente desarrollada su estructura ocular son más propensos a sufrir lesiones.

El riesgo aumenta en verano y en las horas centrales del día, entre el mediodía y las 5 de la tarde, pero la radiación está siempre presente, por lo que el uso de unas gafas de sol de buena calidad debería ser una práctica cotidiana a lo largo de todo el año. En el agua o en la nieve la radiación UV es doble, debido a que se refleja, por lo que llevar gafas es aún más importante.

gafas de sol con estilo

Las gafas de sol son mucho más que un complemento de moda

Qué debes tener en cuenta al elegirlas

  • Las gafas de sol están reguladas por la ley. Están consideradas como un Equipo de Protección Individual, (EPI), por lo que deben cumplir con las condiciones dispuestas por la normativa comunitaria que las regula: Directiva comunitaria 89/686/CEE y norma europea EN 1836:1997.
  • No basta con un cristal tintado: ni el color ni la oscuridad de las lentes indican por sí solos que las gafas de sol puedan proteger contra los efectos nocivos de los rayos solares. Los filtros contra la radiación UV son imprescindibles para que esta no afecte a los ojos. También deben proteger contra la radiación infrarroja, que es igualmente nociva y puede producir degeneración retiniana, cataratas y opacidades en la córnea. El nivel de protección contra la radiación se mide en una escala del 0 al 4, que va de menor a mayor protección, o dicho de otro modo indican qué cantidad de radiación dejan pasar. Las lentes polarizadas eliminan los reflejos y destellos, lo que es especialmente interesante si vas a utilizarlas para conducir, hacer deporte o ir a la nieve. Sin embargo, pueden resultar molestas en condiciones concretas, por ejemplo cuando se combinan con otro cristal polarizado. Además este tipo de lente tiene influencia en nuestra visión en determinadas situaciones. Consulta en tu óptica de confianza para decidir cuáles son las que mejor te van.
  • Deben ofrecer garantías: es fundamental que puedas comprobar quién es el fabricante, qué tipo de filtro tienen las gafas de sol, qué normativa cumplen y si son capaces de absorber eficazmente las radiaciones. La marca CE es un indicativo que siguen la normativa y han pasado las pruebas pertinentes, o al menos así lo declara el distribuidor.
modelos variados de gafas de sol

Elige unas gafas de sol que cumplan la normativa

  • El color sí importa. Dependiendo de las características de tu visión el color del cristal puede influir: los marrones resultan más cómodos para las personas miopes, las operadas con láser y las que tienen cataratas, los verdes resultan ideales para quienes tienen hipermetropía, y los naranjas ofrecen un mayor contraste en días nublados o situaciones con poca luz. Si lo que buscas es apreciar bien los colores reales, recuerda que los cristales grises, marrones y verdes son los más útiles en este aspecto.
  • Si son graduadas, elige bien la montura. Si necesitas gafas para corregir la visión –miopía, astigmatismo, hipermetropía- ten en cuenta que las lentes graduadas pueden requerir características especiales como reducciones, o quizá sea más aconsejable un menor tamaño o una forma concreta. Todo ello influirá en la elección de la montura.
  • Es importante que se adapten a tus necesidades y a tu estilo. Cuanto más a gusto te encuentres con ellas, más frecuentemente las utilizarás. La forma de la cara es una de las claves clásicas para elegir la montura. También es importante que se ajusten bien y que resulten cómodas aun llevándolas mucho tiempo: en este sentido es interesante que sean ligeras y se adapten correctamente al puente de tu nariz.
  • Lo más práctico es que sean de buena calidad. Obviamente debes poder ver con tus gafas de sol y los filtros han de ser los adecuados. Pero además, si usas gafas graduadas el desembolso puede ser importante, por lo que es mejor no decantarse por monturas que puedan estropearse en poco tiempo. Que las patillas sean flexibles y estén bien sujetas a la parte frontal son aspectos claves para que tu elección sea duradera.

Incluso cuando cumplen con todos los requisitos marcados por la ley, no todas las gafas de sol son adecuadas para todos los usos. Por ejemplo, si pretendes proteger tus ojos del sol cuando haces deporte necesitas gafas con características específicas. Ten en cuenta también que los filtros más densos, preparados para lugares con alta radiación, pueden no ser aptos para conducir en carretera. Busca asesoramiento en tu óptica de confianza y elige pensando también a largo plazo: tus ojos te lo agradecerán.

IMPORTANTE

La información que publicamos en nuestro blog es divulgativa y orientativa. No sustituye en ningún caso la atención médica directa ni es suficiente para realizar un diagnóstico o determinar un tratamiento. La información se publica de manera totalmente orientativa y nunca implica recomendaciones concretas sobre técnicas, fármacos ni otros aspectos concretos. Cada caso particular precisa exámenes específicos a cargo de profesionales especializados. El uso que cada lector haga de esta información queda bajo su exclusiva responsabilidad.

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc… que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *